Necesario Sancionar a los Autores Intelectuales de Crímenes Contra Defensores en Honduras

by    /  May 27, 2016  / No comments

Daughter of Berta Cáceres during a protest for Berta Cáceres' assassination.  Image via Flickr user: Comision Interamericana de Derechos Humanos

Hija de Berta Cáceres durante una manifestación por su muerte.
Image via Flickr user: Comision Interamericana de Derechos Humanos



Las capturas de los supuestos autores materiales del crimen de Bertha Cáceres, lideresa indígena lenca, defensoras de los derechos de su pueblo, se concretó el pasado 02 de mayo, a un mes de su asesinato, a casi nadie le extraño las detenciones porque en mi país casi siempre aparecen este tipo de cosas, detienen a los supuestos “gatilleros” y nunca se da con el paradero de quienes ordenaron las muertes, eso pareciera un pacto negro porque a los pocos meses o años, los capturados salen libres por falta de pruebas y a veces ni siquiera es público.

  1. Honduras tiene uno de los índices de asesinato más altos en el mundo. Es también uno de los países más peligrosos para los periodistas, según el Índice de la Libertad de Prensa Mundial 2014, se ubica en el lugar 129 de 180. Los periodistas son amenazados, atacados, y asesinados regularmente, a causa de su trabajo. El gobierno de Honduras falla para castigar a los que usan la violencia contra los reporteros, esencialmente otorgándoles impunidad. Este espacio será dedicado a examinar la falta de protección para los periodistas hondureños quée ejercen su profesión. Los temas incluirán el uso de la publicidad patrocinada por el Estado como un mecanismo para castigar o compensar publicaciones, y la censura y autocensura como obstáculos hacia el progreso democrático.
  2. Nacida en Cofradía, Honduras, Dina Meza ha sido reconocida por PEN Internacional, Amnistía Internacional, Índice de Censura y Periodistas sin Fronteras por su trabajo como periodista y defensora de los derechos humanos. Actualmente, Dina es la fuerza impulsora detrás de la creación del Centro PEN en Honduras. En el 2013, escribió “El Reinado del Terror” (“Reign of Terror”), un reportaje profundo sobre las amenazas a los periodistas hondureños, para la revista del Índice de Censura. En el 2014, fue nombrada una de los “100 Héroes y Heroínas de la Informacion,” por Reporteros sin Fronteras.

Lo anterior lo digo con conocimiento de causa y con mucho dolor en mi corazón. El 04 de diciembre de 2006 fue asesinado el abogado Dionisio Díaz García, de varios impactos de bala, cuando se dirigía a la Corte Suprema de Justicia. Él defendía los derechos laborales de guardias de seguridad, una población que nadie quiere representar porque quienes son dueños de las empresas de seguridad son militares, ex militares y policías.

Con Dionisio trabajamos juntos para hacer este trabajo, conocimos las historias de hombres y mujeres que tenían que pasar muchas violaciones a sus derechos laborales para poder obtener al final del mes un salario recortado.

Recuerdo el afán de Dionisio, su corazón estaba en la justicia. Días previos a su crimen había tenido varios incidentes de seguridad y llevamos meses atrás la denuncia al Comisionado Nacional de Derechos Humanos, CONADEH, a cargo de Ramón Custodio López, unos meses antes del crimen, pero este funcionario no hizo nada, procedió a cerrar el expediente dijo que no era de su competencia. Me consta ésto porque fui yo quien llegó a abrir la denuncia allí y también fue a mí a quien le dijeron que se cerraba el expediente.

Dos hombres fueron capturados y sentenciados a prisión el 27 de febrero de 2009, según el Ministerio Público eran los autores materiales del crimen del abogado Dionisio, pero salieron libres en el 2012 por falta de pruebas. Nunca persiguieron a los autores intelectuales, a pesar que habían indicios racionales que su muerte fue por defender a guardias de seguridad.

Lo mismo pasó con Bertha Cáceres, ahora desde el Estado le contaron varias denuncias que hizo con respecto a las amenazas que sufría y el jefe de la Agencia Técnica de Investigación Criminal, ATIC, señala que la mataron por su trabajo en defensa del ambiente, pero nadie del gobierno hizo nada a pesar de que ella tenía medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Pero fue necesario la presión internacional para que se produjeran las primeras capturas, ahora hay una quinta persona detenida.

Pero no se habla de los autores intelectuales que han sido denunciados por la familia de Bertha Cáceres que se trata de funcionarios públicos de de la Empresa Desarrollos Energéticos, S.A (DESA). Aunque el presidente de la República dice sentirse satisfecho por las capturas, lo cierto es que obvia hablar del tema de los autores intelectuales y de castigar el nivel de violencia generado en Río Blanco cada vez que los lencas quieren hacer demandas de justicia en acompañamiento con misiones nacionales e internacionales, lo que sucede es que son atacados y aunque todo es público el Estado se hace el loco con el tema.

A quién le interesa la impunidad en Honduras, esa palabra que tiene tanta connotación para que haya repetición de los crímenes. A quién le gusta bailar al son de esa situación? Por qué los autores intelectuales están felices, sin que nadie los toque?

De acuerdo a Global Witness, Honduras es el país más peligroso para defender el medio ambiente, han ocurrido 101 asesinatos entre el 2010 al 2014, un 40 % de estas víctimas eran indígenas y las principales causas de su muerte fueron la industria hidroeléctrica, la minería y la agroindustria.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, en su informe sobre la situación de los derechos humanos en Honduras, publicado los primeros meses de 2016, “Honduras debe proteger a las y los defensoras y defensores cuando se encuentren en riesgo su vida e integridad personal, adoptando una estrategia efectiva y exhaustiva de prevención, con el fin de evitar ataques, y tomar las medidas que sean necesarias para que puedan desarrollar su trabajo sin obstáculos ni riesgos”, indicó el Relator sobre los Derechos de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos, Comisionado José de Jesús Orozco.

Pero eso es un sueño, a estas alturas no hay voluntad política, lo que existe es estigmatización hacia la labor de defensa de los derechos humanos. Los cuerpos de seguridad del Estado hondureño y la mayoría de los funcionarios públicos ven en los defensores y defensoras de derechos humanos a sus enemigos.

Muy recientemente un oficial de la guardia de Honor Presidencial del presidente Juan Orlando Hernández, el 09 de mayo, cuando llegué junto a otros defensores a gestionar la libertad de tres indígenas lencas capturados en una manifestación pacífica, me amenazó que me denunciaría porque yo escribía sobre él en el periódico pasosdeanimalgrande.com, trataba de amedrentarme porque le reclamé del por qué nos estaban haciendo videos y tomando fotografías a los defensores que estábamos allí, “me dijo: dé gracias que no la he denunciado por todo lo que escribe en su periódico.”

Esas frases lapidarias contra la vida son las que ponen en precario la seguridad de quienes hacemos periodismo o defendemos los derechos humanos. Lo lamentable es que el Estado aún no tiene un asomo de cambio, de pasar de la amenaza a la rectificación, cuando eso suceda, Honduras sí estará cambiando!!!!

About the Author

View all articles by

Leave a Comment

comm comm comm

Fearless, Ink.