La infiltración del narcotráfico en Honduras se alimenta de políticos, empresarios y cuerpos de seguridad del Estado

by    /  March 31, 2017  / No comments

“Doña Justicia” en frente del edificio de la Corte Suprema de Honduras.

No cabe duda que el narcotráfico en Honduras ha tocado las entrañas de todo. Así lo han demostrado las últimas declaraciones de uno de los miembros del cartel de los Cachiros que ha estado bien asentado y apoyado desde diferentes esferas tanto políticas, económicas y de las instituciones estatales, según lo dijo en una comparecencia uno de los miembros de esta organización criminal ante un tribunal de Nueva York, en Estados Unidos, donde se ventilan casos de este flagelo que tiene innumerables tentáculos.

Los medios de comunicación en Honduras se han hecho eco de las declaraciones que se desprenden de un testimonio del integrante de los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga. Supuestamente todo mundo está anonadado con estas declaraciones, pero era conocido como un secreto a voces, incluyendo al gobierno de los Estados Unidos que tiene desplegada en Honduras una estrategia militarista , de inteligencia y de intervención en todas las esferas institucionales del Estado, por eso decimos que no se haga el nuevo en este tema.

  1. Honduras has one of the world’s highest murder rates. It is also one of the most dangerous countries to practice journalism, ranking 129th out of 180 in the 2014 World Press Freedom Index. Journalists are regularly threatened, attacked, and killed for their work. The Honduran government fails to punish those who use violence against reporters, essentially granting them impunity. This space will be dedicated to examining the lack of protection for Honduran journalists exercising their profession. Topics will include the use of state-sponsored advertising as a mechanism to reward or punish publications, and censorship and self-censorship as hindrances to democratic progress.
  2. Born in Cofradía, Honduras, Dina Meza has been recognized by PEN International, Amnesty International, Index on Censorship and Reporters without Borders for her work as a journalist and human rights advocate. Currently, Dina is the driving force behind the creation of Honduras PEN Centre. In 2013, she wrote “Reign of Terror,” an in-depth report on threats to Honduran journalists for Index on Censorship’s magazine. In 2014, she was named one of Reporters Without Borders’ “100 Heroes and Heroines of Information.”

Sin embargo es rescatable el hecho de que se conozcan algunos nombres de quienes supuestamente están intensamente vinculados con esta banda de narcotraficantes, la cual no es la única en Honduras. Las declaraciones de Devis Leonel salpicaron al ex presidente Porfirio Lobo Sosa, del Partido Nacional; al actual ministro de Seguridad, al hermano del presidente Juan Orlando Hernández, también del Partido Nacional.

Desde hace varios años diversos sectores han denunciado que las campañas políticas en las cuales se gastan millones de lempiras en propaganda, están financiadas por el narcotráfico, y aunque hay elementos que podrían documentar una investigación los entes encargados han hecho caso omiso a esta información.

El narcotráfico se nutre y sustenta con una institucionalidad que se paraliza para que nada relacionado con el tema se investigue, según lo denunció Alfredo Landaverde, ex director de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico, “hay fiscales, jueces y policías que se han puesto de acuerdo y han recibido dinero de los capos.” El funcionario fue asesinado el 07 de diciembre de 2011, precisamente porque en los meses previos a su crimen dio declaraciones que en otro país donde impere la justicia hubiesen sido investigadas.

Pero cómo se puede limpiar todas estas esferas infectadas este virus invasor?. Defintivamente no se puede chapalear en el lodo con las mismas estructuras que son las que tienen pus por dentro aunque por fuera se maquillen y se vean bonitas, es solamente para aparentar un sistema de justicia que tiene una cola tan larga que es interminable.

Para cambiar todo esta situación tan crítica que no solamente infecta a los sectores políticos, económicos, empresariales, militares, policiales y todos el sistema de justicia no se puede hacer una cirugía menor sino una transformación radical que deseche todo lo existente, eso solo puede lograrse con el establecimiento de una Asamblea Nacional Constituyente que no esté manejada por las élites que llevan gobernando el país por más de una centuria, debe ser por las personas idóneas con honestidad y transparencia que no se coludan con la corrupción y la impunidad.

Se tienen que terminar los privilegios de quienes llegan al poder asumiendo que son los dueños y señores del país, el cual según ellos, pueden venderlo al mejor postor sin ninguna consecuencia.

Lo ideal es empezar de cero, abolir leyes lesivas a la ciudadanía como las actuales reformas al Código Penal y otras como la de minería y la Ley de Aguas, que son una afrenta para la justicia.
Además hay que cambiar la forma de elección de puestos a elección popular, no pueden ir a representar al pueblo quienes hacen daño a la ciudadanía, estas personas deben pagar muy caro burlarse de la transferencia de poder y usarla para sus propios beneficios.

Cabe en los cambios las prácticas lesivas de elección de personajes en el Ministerio Público, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, CONADEH, la Corte Suprema de Justicia, donde en la actualidad las élites políticas y económicas se reparten el pastel desde el Congreso Nacional, donde son nombradas las personas que llegan a esos cargos a defender los intereses de quienes les nombraron allí.

Para limpiar la inmundicia es urgente cortar de tajo la gangrena que se ha formado alrededor, solo de esa forma se terminará con un sistema de opresión para el pueblo hondureño, para lograrlo es importante la participación ciudadana pero para pensar en el país y no en intereses personales, si estos últimos prevalecen no estaremos haciendo absolutamente nada!!!!

About the Author

View all articles by

Fearless, Ink.